Donde uno puede encontrar desde una pieza de un cochecito hasta una amistad perdida

lunes, 28 de mayo de 2012

una despedida... o no

Siempre me habían dicho (o la había imaginado yo y no me acuerdo) que las despedidas son una pequeña puerta a un encuentro aún mayor y que la gente que conocemos en el camino siempre te aporta algo nuevo que se queda en lo más profundo del corazón (si realmente el corazón entendido como tal existe). He conocido un montón de gente (marabunta es una palabra que resulta más adecuada en esta circunstancia) y mi tela de recuerdos no es muy grande, quizás porque soy una insensible o porque pienso que la vida es "pasar, pasar haciendo caminos, caminos sobre la mar" como dijo el gran poeta sevillano y esos caminos en el mar siempre acaban difuminándose y es por eso que mi pequeña red de recuerdos no es tan grande (o porque mi corazón es pequeñito, nunca lo sabremos) pero ahora que está a punto de acabar una etapa de mi vida y comenzar una nueva y esta etapa anterior me ha marcado tanto, he decidido que mi huequito de recuerdos crezca un poco más para que quepan todas estas personas con las que he tenido oportunidad de vivir grandes experiencias y se queden siempre ahí, recordándome que una vez estuvieron y que, si yo quiero, volverán a estar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada